Se vino la noche

Todo sea por el verde crocante y sálvese quien pueda.

“Creo que con el tiempo mereceremos no tener gobiernos.”

– Jorge Luis Borges


Mientras la mayoría de los lectores Argentinos de este boletín controlaban que las tostadas de la merienda de ayer no se quemen, las planillas de Excel de los operadores financieros de la City Porteña titilaban y se tornaban rojas. Porque, de acuerdo a cálculos mayormente aceptados, las reservas líquidas netas del Banco Central de la República Argentina, el dinero del cual la entidad puede disponer libremente, llegaban a cero. En algunos cálculos, incluso llegaban a varios millones negativos por magia de la contabilidad.

Esto era, por supuesto, de esperar y solo una cuestión de tiempo. La sangría comenzó tan pronto como se supo el resultado de las elecciones PASO (aunque siempre hay salida de dólares en Argentina) pero se acentuó mucho mas recientemente. Es de público conocimiento que al menos cuatro millones de Argentinos navegan las páginas de Internet de los bancos mensualmente en búsqueda de la preciada dupla de Benjamines que los reguladores nos permiten fugar cada 30 días. Y es de menor conocimiento público que el mundillo financiero tiene sus propios artilugios para sacar los verdes y ganar también dentro del río revuelto (como por ejemplo, comprar bonos en dólares y venderlos instantáneamente en pesos a cambio de una ganancia conocida en la jerga como “rulo”).


San Mateo, California, 10:30 am durante la semana. De día, pero con tonos rojos en el cielo, de noche prácticamente. Incendios nunca vistos han cubierto de humo y cenizas toda la región.


Las razones para la huída son obvias. Desde el punto de vista económico, hoy Argentina está gobernada por una fuerza destructiva que en sus principios contradice el 2+2=4 básico de la economía. Pero fundamentalmente, este analista tiene que concluir, es gobernada por líderes que no tienen como su objetivo primario (al menos en el corto plazo) el bien común sino la construcción de poder político a cualquier costo (y quién sabe en que otra tramoya andan).

Esto no es ingenuidad – es sabido que eso está en los genes de cualquier político. Esto es simplemente el análisis objetivo de la realidad: Argentina atraviesa su mayor crisis económica y social y está a punto de retroceder (de acuerdo a las estimaciones al día de hoy) unos 50 años en materia de ingreso per cápita. Sin embargo, lo único que vemos en el plano político es una banda de forajidos que dirimen sus internas, se acusan de una u otra cosa, y pierden tiempo y recursos valiosos en leyes y medidas inútiles y hasta perjudiciales considerando las circunstancias. Parecieran no acusar recibo de la gravedad de la situación y tiran aún más de una soga que – por los números y el ruido de tomas de tierras, patrulleros, motochorros y patotas, entre otros escándalos – esta a punto de cortarse en cualquier momento. En el mismo Banco tratan de atajar el penal, pero como ilustró algún twitero, sus medidas son como "estar cayendo de un piso 40 y abrir la campera para frenar la caída".


Hoy, el humo y las cenizas también reducen la visibilidad en la playa en el area de la bahía. Pero días atrás, estaba a punto caramelo.

Ayer:

Hoy:


La reestructuración de la deuda solo la pateó para adelante. Las especulaciones sobre qué es lo que viene son variadas y la receta parece basada más que nada en experiencias pasadas. Todo sea por el billete verde crocante: desdoblamiento cambiaro para ofrecer un verde "turista" mas atractivo y más legal que el que compramos en la peatonal, un reviente de los nuevos bonos del canje en dólares que tiene el Banco para captar los verdes de algún inversor desinformado que recién llega de Marte, un manotazo a nuestros depósitos en dólares (tranqui, esto solo es un problema si la mayoría pensamos que es un problema y queremos ir a sacar nuestros ahorros del banco todes juntxs), o quizá algún plan Bonex à la Caahlos (esto es, títulos públicos a cambio de depósitos, a la fuerza). Un poquito de devaluación por supuesto no se descarta, como para darle ese gustito picante, y un licuadito del salario del empleado público y de las jubilaciones, paulatino, como para hacer el trago pasable – no vaya a ser que el partido del general tenga que hacer un ajuste! (siempre lo hacen a la larga)

Seguro. No todo son críticas. Por ejemplo, acaban de pasar (por decreto, lo que refleja la urgencia de la necesidad) un “cupo trans” por lo cual el Estado ahora se autoregula para no discriminar a la comunidad LGBTI al momento de contratar empleados públicos. Se estableció un cupo del 1% para una minoría que representa solo 0,06% de la población económicamente activa (RENAPER) así que, si querías un laburito en el Estado, este es el momento para rectificar tu DNI (si es que no lo hiciste ya).*

Además, no a cualquiera le toca una pandemia, no? La incertidumbre que causó la "Kung Flu" (diría Donald, haciendo referencia al origen Chino del virus  – flu, gripe en Inglés – y metiendo al habilidoso Kung Fu en la ecuación) llevó a errores en todos los gobiernos y a niveles de gastos extraordinarios para contener la caída de todas las economías del mundo. Pero las excusas tienen un límite.

Argentina se movió rápidamente para cerrar sus fronteras y establecer aislamientos obligatorios pero, como sabemos con más claridad desde hace 2-3 meses, en algunos casos los aislamientos fueron innecesarios y en otros insuficientes. No, el problema no son los runners ni tampoco parecieran ser los bares (les recomiendo esta entrevista). El país debería haber usado el tiempo valioso que le dio su remota posición en el planisferio para tomar medidas mucho mas activas como la formación y el uso mucho más extensivo de contact tracers – gente que rastrea el origen de los casos, los estudia y aisla; una mayor protección a los grupos de riesgo (como adultos mayores viviendo en hogares); la continuación con mas normalidad de la obra pública y la construcción; y, restricciones al comercio y la vía pública establecidas junto a un plan para evaluar su impacto directo antes de extenderlas. Se aprecia que los “estén cuidando,” pero no se pueden tomar medidas del estilo "guarda que viene otra vez el botón rojo" leyendo las estadísticas de casos de 15 o 30 o más días atrás, al menos no con lo que sabemos de la escasa trazabilidad de este virus. El resultado está a la vista. Al día de hoy, Argentina llega, a pesar del costo económico y social pagado, a niveles récord mundiales de casos por habitante.


Argentina, 5to puesto mundial en muertes por Covid-19 cada 100.000 habitantes en los últimos 7 días, al menos de acuerdo al New York Times. Un total de 11.206 muertes al momento, 1.525 en los últimos 7 días (3,4 cada 100.000 habitantes).


El análisis sugiere que el delicado estado de la economía Argentina y la caída de la imagen positiva del gobierno van a llevar la actual administración a tomar decisiones mucho más “populares”, y potencialmente perjudiciales, que las que mencioné anteriormente. Se trata de un creciente involucramiento en los planes de expansión China a cambio de activación del swap (dinero Chino depositado en nuestro Banco Central) e inversion directa. Hay antecedentes. En un contexto mucho mas favorable que el actual, ese dinero nos costó una base extranjera quasi-militar en el sur en 2014 y – casi – una central nuclear en 2019 (tema no cerrado aún). También desde hace una década nos cuesta la compra de material ferroviario que deberíamos fabricar localmente (aunque se entiende, soja por fierros, no?) Pero esta mini-lista no es exhaustiva, hay más, incluidos los chanchos y quien sabe que otros yuyos de acuerdo a fuentes que aún no puedo confirmar pero tal vez ustedes ya conozcan. La desesperación esta vez podría llevar a concesiones excesivas que nos comprometan a muy largo plazo (o peor, geopolíticamente) y habiliten la conducta depredatoria que China ya ha tenido en casos similares. Voy a seguir insistiendo con esto – no es joda, vayan a preguntarle a Ecuador sino, para citar un ejemplo cercano. Pero no es el único. Ya hay 66 países que están involucrados en la iniciativa Belt and Road China y cada uno con sus problemas, incluso en países desarrollados como Alemania.


Los hermanos Ecuatorianos todavía están traduciendo el manual de la represa y otras cosillas que el colega Xi les vendió a cambio de, por supuesto, como no pueden pagar las obras que no necesitaban, petróleo. La foto, un teléfono interno de la represa, por supuesto, en Chino – no pretendían que les hayan vendido algo que puedan usar, no? Fuente: Federico Rios Escobar/The New York Times.

An emergency phone’s markings make clear who built the dam.

Fin de la catarsis. Espero no haberle amargado al lector Argentino la cervecita del Sábado a la noche con las buenas noticias, aunque creo que siempre es bueno reflexionar sobre estos temas. Lo único que les voy a pedir es, principalmente a los que viven en Capital: den una vueltita por Balcarce 50 y pregúntenle a Alberto como anda, si necesita un Lexotanil o alguna otra cosa. Porque – toco madera – si le llega a pasar algo en medio de todo este despiole, considerando la línea sucesoria, mamita… ahi sí que se viene la noche.

– Lucho

* Este boletín está a favor de la inclusión de las minorías en toda actividad social y económica. Pero activamente bardea al político demagogo que malgasta el dinero público implementando programas de acción afirmativa delirantes y por decreto.

** No se pierdan los boletines pasados aca: https://lucho.substack.com