Crisis u oportunidad?

Pareciera que la pandemia da la opción a elegir, pero no a todos.

Normalidad

1. f. Cualidad o condición de normal. Volver a la normalidad.

– Real Academia Española


En la historia de la civilización, nunca existió un problema que haya afectado a tantas personas y haya puesto a trabajar a la gran mayoría de ellas para encontrar una solución. Imaginen. Cientos o miles de millones de seres humanos, millones de compañías y otras organizaciones, miles de gobiernos, todos, en este mismo momento, están buscando una solución a cada uno de los incontables pequeños y grandes problemas que se originaron con la pandemia. Si, de acuerdo, muchos de ellos en realidad no están haciendo eso y están leyendo este boletín, pero dejemos el rating de lado. Se imaginan toda esa materia gris junta, puesta a trabajar para resolver un problema concreto (y todas sus derivaciones)? Esto es lo único que me da certeza de que las cosas volverán a la "normalidad" tarde o temprano. Todo lo demás es pura incertidumbre.


Digamos que en este momento estamos justo en la primera parte del salto, cuando estás de espalda y no tenés ni idea de si vas a caer bien al final.


Pero toda crisis representa una oportunidad.

Una oportunidad única para, por ejemplo, probar tecnologías controvertidas justificadas por una situación excepcional. Para ilustrar (no es el mejor ejemplo pero el mas colorido), Boston Dynamics, la compañía norteamericana de robótica, aprovechó la volada para vender a Singapur la idea de patrullar parques con su robot perro. Mientras cuestiones de privacidad harían imposible, creo, este tipo de aplicación en EEUU, en Asia no tienen mayor problema en adoptar nuevas tecnologías. Esto es muy experimental y lento todavía, como muestra el video (interesante: tengo un colega Singaporense que trabaja en esto y está harto de despertarse a cualquier hora con alertas que generan estos rropes). Pero es un ejemplo de las miles de aplicaciones tecnológicas que muy probablemente llegaron para quedarse aun después de la pandemia.


Lima 002, unos de los perros robot hace guardia en los parques de Singapur para asegurar el distanciamiento entre transeúntes. Poco creativos para el nombre. Le hubieran puesto "Chicho" al menos.


La oportunidad es única para el mundo empresarial también. En particular, para reconvertir compañías y prescindir de toda la gente posible. Al día de hoy, ya mas de 35 millones de personas aplicaron para el seguro de desempleo en EEUU. Muchos de ellos no volverán a sus trabajos, simplemente porque las empresas van a adoptar toda tecnología que haga falta para operar mas eficientemente y con menos gente (introduciendo, por ejemplo, nuevos tipos de software para gestión de proyectos remotos). Lo interesante pasa por los que van a volver al trabajo, pero nunca mas a la oficina. A la fuerza, miles de compañías que probaron el trabajo remoto por primera vez descubrieron que es perfectamente posible. Esto pasa mucho en lugares como Silicon Valley – la zona de la bahía de San Francisco en California – donde el costo de vida es muy alto (un ingeniero acá cuesta al menos seis veces el costo de uno en Latinoamérica, por ejemplo, en gran parte por el costo de vivir en esta zona). Así que muchos están hablando de Florida, Arizona, y Texas, por ejemplo, como lugares alternativos para mudar sus operaciones (lo que todavía sea necesario tener como oficina) y hacer todo el resto en forma remota.

Industrias enteras también se reconvertirán, en parte a la fuerza y en parte por la oportunidad. El caso de las aerolíneas es paradigmático. Una caída del 90 por ciento del tráfico aéreo no solamente ha puesto en jaque a varias aerolíneas, sino que ha forzado a las que todavía sobreviven a reducir sus flotas y despedir gran cantidad de empleados. La próxima vez que se suban a un avión probablemente notarán que es mas nuevo de lo que normalmente se ve, simplemente porque las aerolíneas van a retirar la gran mayoría de los aviones con 20 o 25 años de antigüedad que hoy descansan en algún aeropuerto o lugar del desierto a un costo diario que no tiene sentido pagar. Como muestran los datos, la industria ve nubarrones y se prepara para unos cuatro o cinco años de sufrimiento para recuperar su nivel de vuelos de 2018 (al menos en vuelos internacionales). Más interesante es leer las noticias pre-pandemia. India, por ejemplo, por la explosión de turismo y viajes en el país, abrió 34 flamantes playas de estacionamiento – perdón – aeropuertos en los 18 meses previos, y planeaba 100 mas para los próximos 5 años. Quien diría que podía haber una pandemia, no?


Aviones de Delta Air Lines estacionados en el Kansas City Intercontinental Airport.


La economía en general también anticipa cambios con nuevos mercados que se abren y una transferencia de riqueza nunca vista en la historia de la humanidad. Mientras que las aerolíneas dan sus manotazos de ahogado, otras compañías florecen al ritmo del contagio y las disrupciones. La industria de la carne, por ejemplo, que por culpa de la pandemia vio subir sus precios al menos 14 por ciento año a año (si, en países con inflación "normal" eso es mucho) dio mas espacio a compañías como Impossible Foods, que "fabrican" carne de laboratorio y no dan abasto para satisfacer a sus consumidores (no todos los cortes – mas que nada: hamburguesas, chorizos, medallones de carne; la tecnología no está todavía como para producir un buen lomo para hacer milanesas). Lo mas interesante es que, como parte de una tendencia mas generalizada, mientras antes esta "carne alternativa" se veía en restaurantes mayormente, ahora se vende sin parar en supermercados, creciendo casi 200 por ciento su demanda en un año


Que tal una hamburguesita de laboratorio? Se animan? Trabajadores en la linea de producción de Impossible Foods, una compañía en parte financiada por Bill Gates, de quien hablamos con anterioridad también.


Haciendo fila para mi súper preferido en San Mateo, California.  Por supuesto, ya tiene góndolas exclusivas para todo lo que es "carnes alternativas".


Pero todo esto se da en un marco de ganancias para pocos. La masiva cantidad de dinero impresa por los bancos centrales y el desplome de las tasas de interés, no significan mas que una creciente transferencia de riqueza hacia el 1 por ciento de arriba que espera agazapado a que los precios de las compañías bajen aún mas para salir a comprar todo. Mientras tanto, la excusa de que "los puestos de trabajo de la gig economy ayudaron a que la gente pueda seguir trabajando" pisa fuerte. Delivery de comida y otras compras, el ejemplo dado por excelencia. Muchos de aquellos 35 millones pasarán a engrosar las filas de Uber, Instacart, Amazon y otras compañías similares que ofrecen cero red de protección al trabajador independiente (y que, de por si, tienen modelos de negocio que también transfieren riqueza del trabajador a la compañía). Desafortunadamente, los pronósticos de crecimiento mundial siguen revisándose a la baja y rondan el 2 por ciento al día de hoy para 2020 (era alrededor de 3.5 por ciento en enero). China crecerá "sólo" 4.9 por ciento (no se por que, pero se me ocurre que la pandemia es una tremenda oportunidad/excusa para ajustar estadísticas que históricamente han sido medio obscuras también...)

El tipo de a pie también ve una oportunidad en esta crisis. No en las tasas de interés bajas – no, esas son para "clientes calificados". Pero si ven una oportunidad para abandonar las ciudades, por ejemplo. Por supuesto – quien quiere vivir en New York o Los Ángeles después de la irrefutable evidencia que muestra a las grandes áreas urbanas como los mayores afectados? En una encuesta recientealrededor de un tercio de los Norteamericanos respondieron ya estar considerando mudarse a áreas menos pobladas. Vale decir que el virus también llegó a muchas áreas suburbanas, y en muchos casos con una fuerza mayor a la esperada. Así que sospecho que hay mas de un factor que está en juego en esa encuesta (en particular, el costo de vida en las grandes ciudades, es fácil verlo en los números). Lo que parece verse afectado significativamente, como mencionaba, es la oportunidad de viajar y otras actividades de recreación. Otra encuesta ilustrativa muestra que alrededor de un 20 por ciento de la gente no volvería a viajar, 30 por ciento no volvería al cine, y 40 por ciento no volvería a grandes eventos al menos hasta el año que viene.


Encuesta online de The Hustle, una mailing list bastante popular en estos pagos. No es la mejor referencia, pero es ilustrativa. "ASAP", tan pronto como sea posible, es la respuesta que predomina en la mayoría de los casos – volver a la oficina, ir a un restaurant, mandar lo chicos a la escuela, viajar, ir al cine y a grandes eventos.


Como para envolver el tema para regalo, pienso en quién habrá inventado la frase "toda crisis es una oportunidad" y la frecuente aplicación sin resguardos a cualquier tipo de situación. Como la pandemia misma. Son realmente oportunidades? Para quienes? Mientras que algunos atribuyen la frase a Einstein ("en el medio del caos también hay oportunidad"), otros citan a Sun Tzu, el general, filósofo y estratega Chino, como autor de una frase similar en su famoso escrito "El Arte de la Guerra". O refieren directamente al idioma Chino, donde la palabra "crisis" tiene dos componentes: peligro y oportunidad. En fin, mas vale dejarla ahí. 

Pero por otro lado también pienso en qué es la "normalidad". Existe como tal? Vale pensar que en algún momento volveremos a algo que consideramos normal? En el mundo de los negocios hay un tipo llamado Ray Dalio, famoso y multimillonario inversor y autor de "Principios", un libro donde documenta su experiencia de vida y sobre cómo llegó a tener "éxito". Entre otros tantos principios que revela, describe su entendimiento de que en la vida, todo es como una máquina, puros patrones que se repiten casi mecánicamente. La frecuencia con que se repiten es tal, sin embargo, que muchas veces no alcanza la vida humana promedio para verlos. Y, por lo tanto, nos cuesta entender que, en realidad, las "anomalías" que vemos a veces no son tales, sino estados normales en un proceso de largo plazo que tal vez no veremos completar en nuestras vidas. Es inquietante pensar que, desde este punto de vista, probablemente, lo que tanto ansiamos como "normalidad", tal vez haya quedado atrás para siempre.

Hey! Pero toda crisis es una oportunidad – estás preparado/a para aprovecharla?

– Lucho